28 de octubre de 2017

Mi experiencia blogger en las redes sociales

Actualmente estamos muy acostumbrados a utilizar redes sociales de forma constante. Nos mandamos mensajes por WhatsApp, escribimos en Blogger y en Wordpress, publicamos fotos nuestras y se puede decir que cotilleamos la vida de los demás en Facebook, compartimos pedacitos de información o pensamientos en Twitter, compartimos nuestras fotos en Pinterest, subimos videos y vemos los de otros en Youtube, tenemos nuestro perfil profesional en LinkedIn o Infojobs para buscar trabajo... y esto es sólo un pedacito de la gran cantidad de redes sociales que nos rodean y que usamos en mayor o menor medida. Algunas de ellas a diario incluso. Otras probablemente no las usamos ni usaremos.



Así que me gustaría compartir un poco mi experiencia como Blogger a lo largo de estos años, ya que han pasado ya unos cuantos años desde que comencé a escribir La magia de las palabras en el año 2010 y este ámbito ha cambiado bastante. Y quién sabe, quizás os ayude también a si queréis crearos perfiles en las redes sociales para vuestro blog, página web o negocio.

Por aquel entonces, recuerdo que usaba la red social Tuenti, me compré mi primer smartphone y empecé a utilizar WhatsApp así como Facebook, aunque éste último lo usaba rara vez. Las redes sociales tenían poca relevancia al menos para mí y sólo alguna rara vez recuerdo haber compartido alguna publicación en Tuenti.



En la actualidad por el contrario, han surgido figuras como el Community Manager que se encarga de de los perfiles de la empresa en las redes sociales y de la publicidad que se hace en ellas. Y para personas como nosotros, es verdad que este tipo de publicidad es muy interesante para darnos a conocer, ya que cuando escribimos en un blog o página web, es lógico que al inicio la página no tenga lectores porque no saben de nuestra existencia. 

La magia de las palabras sigo sin moverla por las redes sociales salvo en Google+, que está unida con Blogger, así que aviso por allí de las nuevas publicaciones en el blog, aunque hay que decir que no tiene mucha utilidad salvo por el posicionamiento en el buscador Google porque verdaderamente es una red social que se utiliza poco. Sí que es cierto que estaría muy bien compartirla por las redes sociales creando páginas y perfiles, pero hay que tener tiempo y ganas y a todo no se llega.



Sin embargo, no deja de parecerme útil, gustarme y estar relacionado con mi campo, así que cuando empecé el año pasado El rincón de Nata y Diegolate creé perfiles en Google+, Facebook e Instagram. Pasado un tiempo también creée un perfil en Twitter por su relevancia y porque por el tipo de blog podría ser muy adecuada aunque finalmente lo eliminé porque tenemos que tener muy presente una regla de oro: sólo crearemos perfiles en las redes sociales que podamos controlar. Dicho en otras palabras, si sólo tenemos tiempo para publicar e interactuar en dos redes sociales, sólo tendremos dos. Si tenemos un montón de redes sociales y no tenemos tiempo para mantenerlas, es un graso error. En mi caso, ni tenía tiempo para Twitter ni le veía mucho resultado cuando interactuaba con otros usuarios y publicaba tweets con mis entradas.

El perfil de Instagram para un blog como El rincón de Nata y Diegolate es perfecto, ya que al ser un bog de recetas y críticas gastronómicas las fotos son esenciales y esta red nos permite compartirlas. Ahora bien, me parece que los usuarios dan me gusta a las fotos con una facilidad tremenda y en muchas ocasiones sólo lo hacen para que les devuelvas los me gusta y no llegan a ver el blog, lo que a mí me provoca rechazo sobre todo si tengo la cuenta abierta en el móvil y no hacen más que llegar avisos de me gusta que por tanto en lugar de resultar agradables resultan molestos. 




Todo ello a la vez me recuerda a la época en la que publicaba mucho en La magia de las palabras y leía muchos blogs dejando comentarios en ellos. Cuanto más comentaba, más me comentaban, y en el momento en el que no lo hacía porque no podía, porque la gente también tiene vida, esto se traducía en no recibir comentarios o sólo recibir de la poca gente que te lee porque de verdad le gusta lo que escribes. Y ni qué decir que el tiempo que no escribía, tampoco hubo gente que me escribiera preguntándome si estaba bien o algo.

Vamos, que lo que aprecio es que aquí hay mucho interés y eso se puede traducir en desgana tanto al escribir como sobre todo al compartir contenidos y leer otros blogs y dejar nuestra huella allí.

De todas estas redes sociales, la que he visto más agradable es la página de Facebook, en la que aviso de las nuevas entradas y a veces comparto recetas que me gustan de otros usuarios. Todo ello sin tener que estar horas dando a me gusta como en Instagram sin resultado aparente ni tener que darle mucho movimiento, y viendo resultados sin estar todo el día recibiendo avisos en el móvil.

Para finalizar: Por supuesto, si quisiera dedicarme a la gestión de las redes sociales, bien como hobbie o como trabajo, tendría muy activos todos estos perfiles e incluso otros más, del mismo modo que publicaría contenido nuevo en los blogs de forma más seguida. Pero no es mi situación actual ni puedo hacerlo. Tengo mi trabajo y mis ocupaciones y ahora me resulta imposible.





La magia de las palabras
Natalia Ortiz ©

24 de septiembre de 2017

La ilustradora Hyocheon Jeong

Hyocheon Jeong es una ilustradora coreana que me ha sorprendido mucho con un estilo muy personal que me ha encantado.


Muchas de sus ilustraciones tienen dos únicas personas como protagonistas: una pareja enamorada en un momento cotidiano como puede ser dar un paseo, cenar o estar abrazándose. Si os fijáis también aparece a veces un gato en la escena como acompañante.

La impresión que tengo al ver estas preciosas imágenes es de ver una escena llena de amor, romanticismo y cariño, que cualquiera puede vivir con su pareja ya que son situaciones muy reales, pero a la que sin duda la artista aporta una atmósfera única.















Fuentes: boredpanda.esgenial.guru

También os dejo el instagram de la artista: Hyocheon Jeong




La magia de las palabras

Natalia Ortiz ©

17 de agosto de 2017

Rostros conocidos


Voy caminando al trabajo y siempre me encuentro gente que no he visto o que simplemente no recuerdo haber visto, ya que a veces no nos fijamos en ellas aunque estén ahí, pero por otro lado, hay personas con las que coincido muchos días seguidos y para mí se han convertido en rostros conocidos. Desde personas que van a trabajar todos los días a la misma hora o que están trabajando en ese momento hasta gente que va a tomar un café temprano al bar de en frente de su casa.

Me gusta fijarme. Tampoco tengo mucho que hacer cuando todos los días sigo el mismo camino, que puede llegar a ser aburrido por repetitivo aunque importante y necesario de realizar a la vez. A pesar de todo, siempre me llaman la atención dos personas en concreto cuando las veo porque pienso que les tiene que ser complicado desplazarse sin correr peligro.



Sé que tienen cuidado y que a veces su oído les indica bien cuándo deben cruzar un paso de peatones y cuándo no. Otras veces hay personas atentas, que no entrometidas ni cotillas, que les dicen cuándo deben pasar. De hecho, cuando he coincidido con ellos y se me ha dado la situación también les he avisado porque sé perfectamente que si no cruzan es porque no saben que pueden y no se quieren arriesgar a sufrir un atropello. Estas personas son una pareja de invidentes que andan con ayuda de sus perros guías y que me sorprenden lo bien que se mueven y van con ellos. Los perros se ven dos amores además. 

Al ver lo anterior y los cambios que se han hecho en la ciudad estos últimos años como rebajar la acera junto a los pasos de peatones para facilitar el paso a carritos de bebé o a sillas de ruedas, me he fijado en lo poco adaptada que está mi ciudad para personas que no ven (aunque la verdad es que estos pasos tampoco están muy bien hechos, todo sea dicho, porque he tenido la oportunidad de probarlos con una persona en silla de ruedas y dejan mucho que desear). 



Hay un par de semáforos contados que algunos días, no siempre, emiten sonido, pero el resto nada en ningún momento y la verdad es que si no hay alguien cerca que sea un poco amable y simplemente les diga que está rojo o verde, siendo la cantidad de tráfico que hay, lo veo bastante problemático. Quiero suponer que si un coche ve que pasan cuando no deben porque no lo saben, que frenará y evitará atropellar a nadie, pero siempre puede haber sustos de menor o de mayor envergadura, y lo que no son sustos.

Comparto esta entrada porque ver esta situación me ha hecho reflexionar y creo que en una sociedad tan avanzada como la nuestra, habría que reflexionar más y hacer más cambios para ayudar a los demás, tanto en nosotros mismos como en el entorno.

Imágenes: guidedogsvictoriaciclosfera, pixabay



La magia de las palabras
Natalia Ortiz ©

2 de julio de 2017

13 reasons why: nuestra realidad oculta

La serie 13 reasons why está dirigida por Selena Gómez y está basada en el libro del mismo título escrito por Jay Asher,y trata temas que  normalmente ni nos muestran en las películas ni son temas de los cuales se hable con los padres o la familia, tales como el bullying, el alcohol, las drogas, las violaciones, el suicidio y los problemas familiares, escolares e incluso de pareja, que afectan a los adolescentes siendo una realidad que por mucho que se quiera ocultar, existe, está muy presente y deberíamos cambiar.



Hannah Baker es una adolescente de 17 años que se muda con su familia a otra ciudad y que por tanto, tiene que ir a un nuevo colegio. Poco a poco va conociendo a compañeros de clase y del instituto, de quienes recibe falsos rumores, insultos, abusos... Todo esto de forma continuada hasta que ve que no puede más y se suicida dejando 7 cintas de casete con las 13 razones por las que lo ha hecho, y que involucran a distintas personas, las cuales no se podían imaginar que estuviera sufriendo y pudiera llegar a tomar una decisión así. 

Los niños y los adolescentes pueden llegar a ser muy crueles y no se paran a pensar en lo que sienten los demás llegando a amargar e incluso deprimir.

1.- Suicidio y violaciones

Habrá gente que piense que las escenas de suicidio y violaciones que aparecen en la serie son demasiado explícitas y que ello puede dar malas ideas a algunos jóvenes. Probablemente sí, al igual que las escenas de muerte y guerras que vemos en las películas y que se emiten igualmente, y esto no deja de ser una realidad de la que muchas veces la familia se da cuenta tarde, cuando ya no hay remedio y de la que es importante hablar. Sí es cierto que sobre todo la escena del suicidio podría haberse hecho de una forma más sutil. Además, al inicio de los capítulos que contenían este tipo de escenas, se hacía una advertencia de las imágenes que iban a aparecer y cada uno podía elegir si veía el capítulo o no.

En esta temporada hemos podido ver cómo el violador es encubierto por todos aquellos que lo saben, incluso por el novio de unas de las víctimas, lo que es una auténtica vergüenza y demuestra la clase de persona que es, y por otro lado, se ve cómo la víctima no es capaz de hablar y decir lo que he sucedido, dejando así en completa libertad al culpable y por tanto, pudiendo volver a hacerlo.


2.- Acoso escolar y consecuencias

Personalmente, he de decir que me ha gustado la primera temporada porque me parece muy real, aunque haya situaciones un tanto deprimentes o al menos es como lo veo, y haya momentos en los que te puedes sentir identificado. No necesariamente con que te hayan dicho o hecho lo mismo que a Hannah, si no porque hayas sufrido lo que hayas sufrido durante tu estancia en el colegio, es muy fácil que un compañero te haya dicho o hecho algo por hacer la gracia o por mostrarse superior a los demás y que el resto en lugar de ayudarte o defenderte, se hayan reído de sus gracias e incluso comiencen a hacer o a decir lo mismo que él. Y así, siendo que los profesores suelen pasar de sus alumnos al igual que lo hacen en la serie, si tú que eres la víctima no haces nada para defenderte o simplemente no puedes, en poco tiempo, podemos conseguir que tengas a gran parte de la clase, si no es a la mayoría, contra ti. 

Un ejemplo en la serie sería el falso rumor que se inventa un chico, por el cual todos sus compañeros creen que la protagonista es una chica fácil cuando no es así en absoluto, de manera que son varios chicos los que piensan que pueden hacer lo que quieran con ella por ese motivo, y no es una exageración.


3.- Drogas y alcohol

Estos temas nos resultan muy familiares y en la serie se pueden ver a varios personajes con problemas con el alcohol y a adolescentes que beben en fiestas sin ningún tipo de control, así como personajes que toman drogas de forma habitual y la facilidad que encuentran para obtenerlas, lo cual también es una triste realidad a la que mucha gente se enfrenta.

4.- La familia

Los padres de la protagonista no se pueden ni imaginar lo que le ocurre a su hija hasta que se quita la vida. Ella no les dice nada en ningún momento, ni ellos tampoco es que se preocupen y le pregunten qué tal el día o qué tal con los amigos o compañeros.

Por otro lado, los padres de sus compañeros se piensan que sus hijos son perfectos, que no matan ni a una mosca, que ellos no sufren acoso escolar y que no le han hecho nada a Hannah ni a otros chicos. Incluso que ni la conocían. Todos están bastante ciegos por lo general y me cuesta bastante creerlo.

5.- La venganza

Clay Jensen, que estaba enamorado de Hannah, parece ser la única persona que sufre por su pérdida, además de los padres de la joven, y que se preocupa por saber lo que le ocurrió y por buscar un culpable, llegando incluso a vengarse de algunos de los que la hicieron sufrir.

Sé que esto no está bien. Soy consciente de que no podemos tomarnos la venganza por nuestra mano. Eso también tiene consecuencias negativas para nosotros y no defiendo que se vengue en absoluto. No obstante, me gusta la idea de que alguien además de sus padres valore a la protagonista, porque NADIE más parece hacerlo, y se dé cuenta de todo el mal que le han hecho aunque sea tarde y no se pueda hacer nada.


6.- La empatía

Tanto en la vida real como en esta ficción, veo y estoy convencida de que niños y adolescentes están carentes de empatía (en una gran mayoría). No les importa ni lo más mínimo el cómo se pueda sentir otro niño aunque les digan barbaridades y es deprimente, pero pienso que esta serie puede ayudar a concienciar tanto a padres como a niños dándose cuenta de las consecuencias de sus actos.

A veces se dan situaciones aparentemente inofensivas, como le ocurre a Hannah que tiene dos amigos (Jessica y Alex), que empiezan a salir juntos, y Hannah se queda completamente sola cuando antes iban los tres juntos a todos sitios. Es lógico que tengan que salir solos como pareja, nadie dice que no, pero no dejan de ser situaciones duras para la persona que se queda fuera de la relación, y más si luego cortan y te echan las culpas a ti cuando tú no has hecho nada.


7.- Las consecuencias de nuestros actos

Al ver los primeros capítulos, podemos pensar que lo que le hacen a Hannah carece de importancia, pero conforme vamos avanzando, vemos que lo que parece no ser nada en un inicio, acaba convirtiéndose en un verdadero problema, y si además vas sumando y sumando, al final te encuentras con la gota que colma el vaso y que hace estallar todo. 

Así, se nos plantea una pregunta: ¿Y si yo hubiera actuado de una forma diferente? Todo podría haber cambiado. Os lo digo más claro: Hannah estaría viva si uno o varios de los que nombra en las cintas no se hubieran comportado como lo hicieron, si hubiera tenido aunque hubiera sido un amigo, si alguien la hubiera ayudado o apoyado, si hubiera dicho a sus padres lo que le estaba sucediendo, si no hubiera ido a la fiesta... Y podemos seguir diciendo más y más, pero no es necesario. De esta manera y a través de las cintas, se habla de culpables y de lo que podría haber sido cuando la realidad es la que es y no podemos cambiarla. Cada uno tiene que aceptar lo bueno o malo que haya hecho, y es verdad que escuchar estas cintas pueden amargar a las personas que Hannah considera como culpables, 




PD: La serie de Netflix no ha dejado indiferente a nadie y se han podido leer críticas y comentarios tanto buenos como malos. Esta entrada la escribí en borrador hace dos meses, pero no me he decidido a publicarla y a dar mi visión hasta ahora. ¿A vosotros qués os parece? ¿Os ha gustado la serie? ¿Hay partes con las que estáis de acuerdo y otras con las que no?


Fuentes: Google imágenes, peru.com





La magia de las palabras
Natalia Ortiz ©

12 de junio de 2017

Rafa Nadal, rey de Roland Garrós


Este domingo Rafa Nadal se convirtió en el ganador de Roland Garrós por 10ª vez habiendo ganado las 10 finales que ha disputado en este torneo, y lo hizo destrozando a Stan Wawrinka sin darle ni una oportunidad de ganar con un 6-2, 6-3 y 6-1, y en tan sólo 2 horas y 5 minutos.

Rafa es todo un hacha en superficie de tierra batida, mas en Roland Garrós lo es más si cabe, ya que ha ganado 79 partidos de los 81 que ha jugado desde que jugara en el torneo por primera vez en el año 2005.


Así, Rafa Nadal cuenta con 15 gran Slam y se queda a 3 de los históricos 18 de Roger Federer.

La entrega del premio al balear fue esperadísima y emotiva, con una atronadora ovación por parte del público que no dejó indiferente a nadie, del mismo modo que el tenista no dejó indiferente a nadie con el brillante partido que hizo. Es más que una leyenda y el mundo entero lo sabe.

Ha podido tener mejores y peores momentos a lo largo de su carrera, pero le llevo siguiendo desde el año 2005, un poco antes de que ganara en Roland Garrós por primera vez, y no puedo hacer más que admirarle tanto por lo buen jugador que es como por lo buena persona y humilde que se ve. Ni se le suben los éxitos a la cabeza ni se mete en escándalos tampoco, y eso, es difícil de ver. 

Mi más sincera enhorabuena =)




Fuentes: marca, elmundo.estwitter.com/RafaelNadal, univision.com, noticias televisión




La magia de las palabras
Natalia Ortiz ©

31 de mayo de 2017

El diseñador gráfico Yehuda Devir

Yehuda Devir es un ilustrador y diseñador gráfico que actualmente reside en Tel Aviv. En su blog ilustra cómo es su vida con su esposa Maya, quien también es ilustradora y diseñadora gráfica, en imágenes estilo cómic.

Su proyecto de graduación fue "Cinephile", un mural de 11 metros de largura y 2 de altura, en el que retrataba 300 momentos y personajes icónicos del mundo de la industria cinematográfica desde el año 1920 hasta el 2016.


"Mi inspiración para estos cómics es simplemente nuestra vida cotidiana”, dijo el artista. “Estos son casos reales que nos pasan a nosotros”.



Me ha sorprendido el trabajo de Yehuda. Tiene un estilo propio y al menos en las ilustraciones donde representa su día a día con Maya muestra situaciones reales que nos pasan a la mayoría, pero con un toque de humor.

A continuación comparto varias ilustraciones de Yehuda con Maya, y os invito a visitar su página web y descubrir sus trabajos: https://www.yehudadevir.com/


















Fuentes: www.yehudadevir.com, www.upsocl.com




La magia de las palabras
Natalia Ortiz ©
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...